Enfermedades no transmisibles – Datos rápidos

  • Las ENT (enfermedades no transmisibles) son la causa número 1 de muerte y discapacidad en todo el mundo.
  • Las ENT son condiciones crónicas que no se pueden transmitir de persona a persona. Incluyen al cáncer, a las enfermedades cardíacas, también conocidas como enfermedades cardiovasculares (ECV), la diabetes, las enfermedades respiratorias crónicas y los trastornos de salud mental.
  • Alrededor del 80% de las ENT son prevenibles e impulsadas por cinco factores de riesgo: el consumo de alcohol y del tabaco, la dieta poco saludable, la inactividad física y la contaminación del aire.
  • Las ENT son un problema de desarrollo sostenible. Más del 85% de las muertes prematuras por ENT ocurren en países de ingresos medios y bajos (PIMB). Las ENT también son tanto una causa como una consecuencia de la pobreza.
  • Las ENT están crónicamente desfinanciadas. A pesar del costo humano y los impactos económicos, la ayuda al desarrollo para las ENT se ha estancado entre el 1% y el 2% durante las últimas dos décadas.

9 cosas que no sabías sobre las enfermedades non transmisibles (ENTs)

Watch 9 things you didn't know about noncommunicable diseases (NCDs) on YouTube.

¡Conoce a tus ENT y los factores de riesgo!

Las enfermedades no transmisibles son un grupo diverso de condiciones crónicas que no se pueden transmitir entre las personas. Las ENT más comunes son las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, las enfermedades respiratorias crónicas, los cánceres y los trastornos de salud mental. Pero hay cientos de otras ENT importantes como afecciones de salud ocular, las enfermedades de salud bucodental, la enfermedad renal crónica (ERC) y las afecciones de la tiroides.

La mayoría de estas enfermedades son impulsadas por cinco factores de riesgo modificables principales: el consumo de tabaco y de alcohol, la dieta poco saludable, la inactividad física y la contaminación del aire. Pero estos factores de riesgo solo son modificables a través de una acción colectiva. Por lo general, no son decisiones individuales, sino el resultado de determinantes estructurales.

Eso significa que podemos prevenirlos a través de estrategias y políticas rentables para mejorar la salud de la población, centrándonos en estas cinco áreas. Algunas de estas intervenciones incluyen:

  • Impuestos y etiquetas de advertencia en los productos de tabaco
  • Prohibición del marketing del tabaco
  • Eliminar el consumo de tabaco en los espacios públicos
  • Campañas en los medios de comunicación acerca de los daños del tabaquismo
  • Prohibiciones y restricciones a la publicidad del alcohol
  • Restricciones a la disponibilidad de alcohol
  • Reducción de la ingesta de sal a través de la reformulación de alimentos
  • Promover opciones de alimentos bajos en sal en escuelas, hospitales y lugares públicos
  • Reducción de la ingesta de sal a través de campañas en los medios de comunicación
  • Reducción de la ingesta de sal a través del etiquetado frontal del paquete
  • Mayor conciencia sobre los beneficios de la actividad física
  • Programas de vacunación contra el cáncer de cuello uterino

La implementación y la inversión en estas intervenciones comprobadas y rentables han sido hasta ahora insuficientes, a pesar de su capacidad para reducir la mortalidad prevenible y reducir la exposición a los factores de riesgo.

Esta Semana Mundial de Acción 2022, el año de la inversión, destacamos la necesidad urgente de aumentar el financiamiento de las ENT para prevenir y tratar las ENT y construir sistemas de salud resilientes que no dejen a nadie atrás.

¡DESCUBRE CÓMO PUEDES PARTICIPAR EN LA CAMPAÑA DE ESTE AÑO!

Back to basics: what are NCDs?

Watch Back to basics: What are NCDs? on YouTube.

Preguntas frecuentes

SIETE DE LAS DIEZ PRINCIPALES CAUSAS DE MUERTE A NIVEL MUNDIAL SON LAS ENFERMEDADES NO TRANSMISIBLES O ENT. INCLUYEN a los CÁNCERES, las ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES, los ACCIDENTES CEREBROVASCULARES, las ENFERMEDADES RESPIRATORIAS CRÓNICAS, la DIABETES, la SALUD MENTAL, las AFECCIONES NEUROLÓGICAS Y las ENFERMEDADES RENALES CRÓNICAS, ENTRE MUCHOS OTRaS.

41 millones de personas mueren cada año debido a una ENT, lo que representa el 74% de todas las muertes en todo el mundo, y se proyecta que las muertes anuales por ENT aumentarán a 52 millones para el año 2030. Aunque la carga es universal, los países de ingresos medios y bajos (PIMB) son los más afectados, con más del 85% de las muertes prematuras, entre los 30 y 70 años, por ENT que sucediendo en los países más pobres. Esto convierte a las ENT en mucho más que un problema de salud: son un importante problema de derechos humanos y de equidad, ya que cargan desproporcionadamente a las poblaciones más pobres y vulnerables con enfermedades, discapacidad y muerte.

La ampliación y la aceleración de la acción sobre las ENT debe verse como el cumplimiento de una promesa por parte de los gobiernos. Todos los Estados Miembros de la ONU asumieron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en 2015, comprometiéndose a ofrecer salud y bienestar para todas las personas, lograr la cobertura sanitaria universal y construir un mundo más próspero, equitativo y sostenible. Las ENT están integradas en todos los ODS y tienen su propia meta, la 3.4, de reducir la mortalidad prematura por ENT en un tercio para el 2030.

LAS ENT CAUSAN MUERTE Y DISCAPACIDAD, Y SON TANTO UNA CAUSA COMO UNA CONSECUENCIA DE LA POBREZA, DESTRUYENDO LAS ECONOMÍAS DE MILLONES DE FAMILIAS CADA AÑO.

Los gastos catastróficos debido a los pagos de bolsillo para el tratamiento de las ENT empujan a unos 100 millones de personas en todo el mundo a la pobreza extrema cada año. La COVID-19 y sus medidas de contención exacerbaron estas desigualdades y han creado nuevas vulnerabilidades. Las economías nacionales y mundiales también se están agotando por los costos directos e indirectos de las ENT. Las pérdidas anuales del producto bruto interno oscilan entre el 3,5% y el 5,9%, y la cantidad que habrá costado solo a los países en desarrollo entre 2011 y 2025 será de $7 billones de dólares, equivalente al producto bruto interno combinado de Francia, España y Alemania el año pasado.

En total, se ha estimado que las cinco principales ENT (enfermedades cardiovasculares (ECV), enfermedades respiratorias crónicas, cáncer, diabetes y trastornos de salud mental) costarán US $47 billones entre 2011 y 2030, un promedio de más de US $2 billones por año. El costo humano desigual de las ENT es razón suficiente para una acción urgente, pero los impactos económicos subrayan que el mundo no puede permitirse el lujo de descuidar las ENT por más tiempo. El costo de la inacción en las ENT es mucho mayor que la inversión requerida.

TODOS LOS PAÍSES, Y ESPECIALMENTE los pimb, PUEDEN ALCANZAR O CASI ALCANZAR EL ODS 3.4, SALVANDO 39 MILLONES DE VIDAS PARA 2030, MEDIANTE LA INTRODUCCIÓN DE UN PAQUETE RENTABLE DE INTERVENCIONES DE PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO DE LAS ENT.

Estas intervenciones son realistas y rentables, con un retorno de la inversión de 19 a uno. La conclusión es que los gobiernos pueden cosechar recompensas económicas sustanciales, tanto a corto como a largo plazo, tomando medidas audaces contra las ENT y, por lo tanto, asegurando la sostenibilidad fiscal de sus sistemas de salud. Esto requiere una visión de la salud como una inversión, no como un costo, y requiere un pensamiento a largo plazo.

LAS MEJORES inversiones (best buys) DE la oms SE ENCUENTRAN ENTRE LAS INTERVENCIONES DE ENT MÁS EFECTIVAS, ES DECIR, SON ASEQUIBLES PARA TODOS LOS PAÍSES Y GARANTIZAN UN GRAN RETORNO DE LA INVERSIÓN EN VIDAS salvadas Y DINERO AHORRADO.

Más específicamente, las mejores inversiones (best buys) son un conjunto de 16 intervenciones de ENT que se centran en la prevención de las ENT abordando los principales factores de riesgo de ENT (el consumo de tabaco y de alcohol, las dietas poco saludables y la actividad física inadecuada) y enfocándose en el manejo de las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y el cáncer cervical. Estas intervenciones requieren en promedio una inversión de US$0,84 adicionales por año, por persona en los PIMB, con un retorno de US$7 por cada dólar invertido.

Un nuevo estudio totalmente alineado con estas mejores inversiones de la OMS y basado en ellas analizó un paquete más amplio de 21 intervenciones de prevención y tratamiento de las ENT que pueden constituir la columna vertebral de las estrategias nacionales eficaces de ENT. El análisis reveló que casi todos los países aún pueden alcanzar el ODS 3.4 para 2030 mediante la implementación de paquetes adaptados localmente de intervenciones rentables de ENT. La implementación de este conjunto de intervenciones requerirá, en promedio, US $18 mil millones adicionales por año durante 2023-30; y se proyecta que evitará 39 millones de muertes en los PIMB y generará un beneficio económico neto promedio de $2.7 billones, o $390 per cápita. Los beneficios económicos de este paquete superan los costos en 19:1.

Existen diversas fuentes de financiación para la inversión en la salud y las ENT. Son las siguientes:

FINANCIAMIENTO INTERNO

Este es un financiamiento que proviene de los recursos propios de un país, que generalmente se recaudan a través de impuestos y luego se asignan a diferentes áreas del gobierno. Los recursos internos no están estrictamente determinados por el nivel de desarrollo económico de un país: pueden aumentarse mediante la introducción de impuestos o la eliminación de subsidios al alcohol, a las bebidas azucaradas, a los alimentos ultraprocesados, al tabaco y a los combustibles fósiles/contaminantes.

FINANCIACIÓN Y COOPERACIÓN PARA EL DESARROLLO

La financiación para el desarrollo se refiere a la financiación que viene en forma de subvenciones, préstamos y ayuda al desarrollo. Esta financiación puede provenir de la asistencia oficial para el desarrollo (AOD) y otras corrientes oficiales procedentes de países que son miembros del Comité de Asistencia para el Desarrollo (CAD) de la OCDE, así como de países no pertenecientes al CAD. El financiamiento para el desarrollo constituye una parte importante de los presupuestos de salud de muchos países de ingresos bajos y medianos bajos, representando el 29% y el 12% respectivamente en 2017.

FINANCIACIÓN INNOVADORA

Las iniciativas de financiación innovadoras incluyen, por ejemplo, planes de redondeo de tarjetas de crédito, impuestos para frenar el consumo de productos no saludables e iniciativas que tienen como objetivo aplicar la idea del plan de impuestos a las aerolíneas de UNITAID. Pueden implementarse a nivel mundial o nacional. También existen grandes oportunidades para integrar las ENT en los mecanismos mundiales de financiación de la salud existentes, como el Fondo Mundial y el Mecanismo Mundial de Financiación, dada la creciente atención puesta en la cobertura universal de salud y el fortalecimiento de los sistemas de salud y la clara evidencia de comorbilidades de las ENT con el VIH/SIDA, la tuberculosis y la salud de las mujeres y la infancia.

FINANCIAMIENTO DEL SECTOR PRIVADO

Aprovechar la vasta reserva mundial de capital privado para movilizar los activos de los inversores institucionales hacia las ENT es fundamental para abordar las brechas sistémicas de financiación. El sector privado aún no se ha aprovechado plenamente mediante iniciativas como las asociaciones entre los sectores público y privado.

LAS ENT SON EL PROBLEMA DE SALUD MUNDIAL CON MENOS FONDOS EN RELACIÓN CON LOS MILES DE MILLONES DE PERSONAS AFECTADAS.

A pesar de la carga catastrófica y creciente de ENT en el mundo, la proporción del total de la Asistencia al Desarrollo para la Salud (ADS) destinada a las ENT se ha mantenido inaceptablemente baja durante los últimos 30 años, con dos tercios asignados a enfermedades infecciosas y una cuarta parte a las condiciones de salud maternoinfantil. Por el contrario, la financiación asignada específicamente para las ENT se ha mantenido en el rango de solo el 0,6% -1,6% del ADS total. De la fracción de la ADS que se asigna a las ENT, solo una décima parte se destina a las ENT (y lesiones) en los países más pobres del mundo: solo US $83 millones entre 2011 y 2016 (incluyendo a las lesiones). Del mismo modo, el financiamiento global por año de vida afectado por discapacidad (AVAD) para las ENT es de $0.64, mientras que, para el VIH, la malaria, la tuberculosis y las materno infantiles es de $194, $53, $42 y $65 por AVAD, respectivamente.

Existe un desajuste fundamental entre las necesidades de atención médica y los derechos de las personas que viven con ENT, particularmente en los PIMB, y los recursos asignados para responder. Cerrar la brecha de inversión para las personas que viven con ENT ofrece el mayor potencial del mundo para salvar y mejorar vidas al 2030.

La falta de inversión en la prevención y la atención de las ENT a lo largo de los años ha agravado el costo de la pandemia de la COVID-19: 1,700 millones de personas, equivalentes al 22% de la población mundial, viven con al menos una condición subyacente (principalmente ENT) que los pone en mayor riesgo de sufrir una COVID-19 grave, y entre el 60% y el 90% de las muertes por COVID-19 han sido de personas que vivían con una o más ENT, con mayor frecuencia con hipertensión, enfermedades cardiovasculares, diabetes, enfermedad renal u obesidad.

POR LO TANTO, LA INVERSIÓN EN ENT ES UNA INVERSIÓN para la PREPARACIÓN ante EPIDEMIAS Y en SEGURIDAD SANITARIA.

Las ENT representan una pandemia por derecho propio, pero cuando se mezclan con un brote de enfermedades infecciosas, el resultado ha sido devastador para los sistemas de salud y las comunidades a las que sirven en todas partes. La pandemia de COVID-19 reveló que la prevención, el cribado, el diagnóstico y el tratamiento de las ENT son indispensables para la preparación de los sistemas de salud y la resiliencia de la población. El mundo no estará preparado para futuras amenazas a la salud ni cumplirá con sus compromisos mundiales con la Cobertura Sanitaria Universal (CSU) mientras las personas con mayor riesgo continúen dejándose de lado. Como tal, la inversión en ENT debe ser una parte integral de los planes nacionales de preparación y respuesta ante pandemias, y una prioridad para los instrumentos y fondos internacionales de preparación.